top of page
DSC09600.jpg

press to zoom
DSC09604.jpg

press to zoom
DSC09605.jpg

press to zoom
DSC09600.jpg

press to zoom

BUSCANDO WAHOOS EN LA PLATAFORMA DE ALBACORA, TÚMBES, PERÚ

Por Fernando Rizo Patrón

Recientemente tuve la oportunidad de hacer un viaje de pesca al norte del Perú. Alvaro Ibarra un amigo, que reside en Oxapampa, viajó a Lima para hacer este viaje de pesca que seguramente nunca olvidará. Viajamos en carro desde Lima en dirección a Tumbes, departamento fronterizo con Ecuador, la idea era probar diferentes zonas y practicar diferentes modalidades de pesca durante el recorrido. Nuestra primera parada fue el balneario de Lobitos en Talara, donde nos embarcamos en una embarcación artesanal para buscar cabrillas, plumas y alguna otra especie que pudiera morder nuestra carnada. Lamentablemente la zona está bastante depredada y la pesca es bastante baja pudiendo solo capturar especies por debajo de la talla mínima, algunas cabrillas y plumas que fueron devueltas al mar, las pescamos con anchoveta y lisa que nuestro capitán usa frecuentemente como carnada, la corriente no nos favoreció ya que se llevaba nuestra línea y no nos dejaba pescar como queríamos, hubieron muchos piques pero ninguno del tamaño suficiente como para hacer un ceviche.


Luego nuestro viaje nos llevó más al norte donde un buen amigo Santiago Quiroz, que reside en Zorritos nos invitó a pescar con él. El plan era ir en su embarcación a buscar wahoos alrededor de la plataforma de Albacora, la plataforma petrolera que se encuentra casi llegando a la frontera con Ecuador. Las condiciones eran muy favorables, agua azul, poca corriente y sin viento, el agua había calentado un poco lo que nos indicaba que podría ser un gran día de pesca. Salimos de Lobitos a las 2 am para llegar a Zorritos antes de las 6 am para embarcarnos. Nos encontramos con Santiago y su capitán, David alias Finiado, pescador experimentado de la Caleta la Cruz, zona donde desembarcó Pizarro en su primera expedición al Perú.  No demoramos en llegar a la zona de pesca y colocar los señuelos en el agua, usamos algunos señuelos Rapala, Williamsons y Bombers, que le habían dado buenos resultados a Santiago en pescas anteriores. Estuvimos dando vueltas durante buen rato hasta que por fin el primer pique, el carrete empezó a sonar y todos saltamos y nos alistamos para la primera captura del día. Había un wahoo en la línea, después de varios minutos peleando, tremendo animal logramos subirlo al bote y festejar nuestra primera captura. Luego picaron algunos Bonitos que a comparación del wahoo, casi ni se sentían en la línea al recogerlos, con los que hicimos unos buenos ceviches. Ese día tuvimos un par de piques más de wahoo pero lamentablemente se soltaron de la línea, cosas que pasan, ese día los wahoos estaban de suerte.


Al día siguiente bajamos hacia la zona de Punta Mero, el Rubio, Huacura y algunas playas más con la intención de buscar el famoso Robalo, ya que días antes varios amigos pescadores habían hecho una buena pesca de robalos en esta zona. Estuvimos todo el día probando en compañía del experimentado y conocido pescador de robalos Shecka León, quién nos indicaba los mejores sitios para buscarlo pero lamentablemente no hubo suerte ese día, pero fue muy agradable compartir con él y ponernos al día ya que no lo veía hacía mucho tiempo.


Ese día decidimos quedarnos por la zona e ir a buscar a otro gran pescador y buzo experimentado, el famoso Apolo, conocido por muchos pescadores deportivos. Decidimos salir al día siguiente con él a buscar meros al trolling por la zona de Punta Sal y Cancas. El agua en la costa no estaba tan buena pero igual decidimos entrar a probar suerte. Nos embarcamos bien temprano y empezamos a probar diferentes señuelos hasta que tuvimos el primer pique, un mero murique que rápidamente cobramos. Luego al poco tiempo tuvimos otro pique de mero, y luego otro más, al final del día tuvimos 3 piques de mero y uno de pez aguja que aunque no crean dio pelea. Tuvimos suerte de cruzarnos con varios Pericos cazando a su presa favorita, el pez volador, todo un espectáculo, y rapidamente intentamos pescarlos al Popper pero ninguno enganchó, en una oportunidad siguieron el señuelo hasta llegar al costado del bote pero no lo mordieron, en otro lance lo golpearon e hicieron volar el señuelo pero tampoco tuvimos suerte de que se enganchen, pero así es la pesca, nos dejaron con las ganas de volver otro día para castearlos de nuevo.


Ese día en la noche conversando con Santiago sobre la pesca del día nos invitó nuevamente a salir con él a buscar más wahoos, como entenderán no fue muy difícil convencernos y fuimos a buscarlo inmediatamente, esta vez tuvimos su cordial invitación a hospedarnos en su casa para poder salir al día siguiente más temprano que la vez anterior. Preparamos para la cena unos tiraditos de Mero fresco en una amena conversación con sus padres y fuimos a descansar temprano, al día siguiente nos esperaba un largo día de pesca.


Embarcamos nuevamente bien temprano, pero esta vez fuimos con dos embarcaciones ya que así tendríamos más oportunidades de capturas. Apenas llegamos a la zona de pesca y pusimos los señuelos al agua empezó el pique, las dos embarcaciones tenían un wahoo enganchado en la línea a la primera pasada, se avizoraba un gran día de pesca, pero solo logramos cobrar uno, el otro se soltó al costado del bote para mala suerte. Luego estuvimos dando vueltas todo el día y parece que los wahoos se habían hecho humo, no tuvimos ningún otro pique de wahoo, lo que nos pareció muy raro, pero por suerte los fieles bonitos no tardaban en picar y hacer más amena la espera del wahoo. Al final del día regresamos a puerto cansados y golpeados por el sol habiendo pasado un bonito día de pesca con una gran compañía y contentos por las buenas capturas, comeríamos wahoo las próximas semanas.

Buscando Wahoos en la Plataforma de Albacora, Túmbes, Perú: News
bottom of page